dioni.es.

dioni.es.

Los hobbies de 'El Dioni' en prisión: ¿qué hacía para pasar el tiempo?

Introducción

El Dioni es uno de los ladrones más conocidos de España. Fue protagonista de uno de los robos más famosos de la historia del país, en el que sustrajo más de 300 millones de pesetas de un furgón blindado en 1989. Después de pasar varios años fugado, El Dioni acabó siendo capturado y condenado a varios años de prisión. Mucha gente se pregunta qué hace un ladrón como El Dioni para pasar el tiempo en la cárcel. En este artículo, vamos a explorar algunos de los hobbies y actividades que desarrolló durante sus años en prisión.

La música como pasatiempo

Uno de los hobbies de El Dioni en prisión era tocar la guitarra. Según él mismo ha declarado en alguna entrevista, aprendió a tocar mientras estaba preso. Además de tocar, también se dedicaba a componer sus propias canciones. Muchas de ellas hablaban de su experiencia en prisión y de sus sentimientos en general. Además de tocar la guitarra, El Dioni también tenía en su celda un equipo de música. Escuchaba todo tipo de música, pero especialmente le gustaba la música latina y el flamenco. Según ha explicado en alguna entrevista, la música era muy importante para él porque le ayudaba a evadirse de la situación en la que se encontraba.

La literatura como vía de escape

Otro de los hobbies de El Dioni en prisión era la lectura. Le gustaba leer novelas de todo tipo, pero especialmente las de aventuras y las policiacas. Según ha contado en alguna entrevista, le ayudaban a evadirse de la realidad y a sumergirse en otros mundos. Además de leer, El Dioni también se dedicaba a escribir. Escribía cartas a su familia y amigos, pero también escribía sus propias historias. Algunas de ellas hablaban de sus propias vivencias, pero otras eran pura ficción. El Dioni ha asegurado en alguna entrevista que le gustaría publicar algún libro en el futuro.

El deporte como forma de mantenerse en forma

El Dioni también se dedicaba al deporte en prisión. Según ha declarado en alguna entrevista, le gustaba mucho correr y se dedicaba a ello varias veces a la semana. Además de correr, también se dedicaba a hacer ejercicios físicos en su celda. El deporte no solo le permitía mantenerse en forma, sino que también le ayudaba a liberar tensiones y a evadirse de la realidad. Según ha explicado en alguna entrevista, correr le permitía disfrutar del aire libre y de la naturaleza, algo que no podía hacer en su celda.

La pintura como forma de expresión

Uno de los hobbies más sorprendentes de El Dioni en prisión era la pintura. Según ha contado él mismo en alguna entrevista, empezó a pintar por casualidad, cuando uno de sus compañeros de celda le dio algunos materiales. Poco a poco fue cogiendo habilidad y acabó convirtiéndose en un apasionado de la pintura. El Dioni suele pintar paisajes y retratos. Según ha explicado él mismo, le gusta plasmar en sus cuadros los paisajes que ve cuando corre por el patio de la cárcel. También suele hacer autoretratos y retratos de su familia y amigos. Según el propio El Dioni, la pintura le permite expresarse y evadirse de la realidad durante un rato.

Conclusiones

Como hemos visto, El Dioni fue capaz de encontrar diferentes hobbies y actividades para pasar sus años en prisión. La música, la literatura, el deporte y la pintura fueron algunas de las vías que encontró para evadirse de la realidad y mantener su mente ocupada. Lejos de lo que pueda parecer, la prisión no tiene por qué ser un lugar aburrido y gris. Con un poco de creatividad y perseverancia, se pueden encontrar diferentes actividades y hobbies que permiten mantenerse ocupado y alejado de la realidad por un rato. El Dioni es un ejemplo perfecto de ello.