dioni.es.

dioni.es.

¿El entorno familiar influye en ser ladrón?

La vida de un ladrón es compleja y está llena de riesgos. No es una elección fácil, pero ¿qué lleva a alguien a tomar ese camino? ¿El ambiente en el que crecen puede influir en su decisión de convertirse en ladrón?

La importancia del entorno familiar

El entorno familiar es uno de los factores más importantes en la vida de una persona. Es donde se aprenden los valores, se adquieren las habilidades sociales y emocionales, y se establecen los cimientos para el futuro. Por lo tanto, es razonable suponer que el ambiente que rodea a una persona durante su infancia y adolescencia puede influir en su futuro comportamiento criminal.

Estudios han demostrado que los hijos de padres delincuentes tienen más probabilidades de convertirse en delincuentes ellos mismos. Esto se debe a que el ambiente criminal de sus padres puede exponerlos a una serie de comportamientos antisociales, modelar sus creencias y valores, y fomentar su exposición al crimen. Los niños criados en hogares disfuncionales, con violencia, drogas, y otros problemas pueden experimentar una desventaja significativa en el desarrollo de habilidades sociales y emocionales adecuadas, lo que puede aumentar su probabilidad de implicarse en el crimen a medida que envejecen.

La teoría de la asociación diferencial

La teoría de la asociación diferencial sugiere que el comportamiento criminal es aprendido a través de interacciones sociales. La teoría afirma que, si un individuo está expuesto a más interacciones proclives a la delincuencia que a los comportamientos socialmente aceptables, tendrá más probabilidades de cometer delitos.

Por lo tanto, si alguien crece en un entorno donde se le enseña cómo delinquir, ya sea a través de la observación o de la participación activa, es más probable que se convierta en un delincuente. Los padres son los primeros modelos a seguir para un hijo, y su comportamiento y actitudes tienen un gran impacto en el comportamiento del niño.

El papel de la educación y otros factores influyentes

La educación y otros factores como el trabajo y las relaciones sociales también influyen en la decisión de una persona de cometer delitos. Si una persona no tiene una educación adecuada o no puede encontrar trabajo, es más probable que se involucre en actividades ilícitas para ganar dinero. Los individuos que no tienen una red de apoyo social sólida también pueden sentir que no tienen otra opción que recurrir al delito.

Otros factores como la pobreza, la discriminación y la marginalidad también aumentan el riesgo de involucrarse en el delito. Cuando alguien vive en una sociedad donde se le excluye y discrimina, es más probable que sienta ira y resentimiento hacia aquellos que tienen más privilegios.

Conclusión

En conclusión, es difícil negar que el entorno familiar y social en el que uno crece puede influir en su predisposición al delito. Sin embargo, esto no significa que alguien que crece en un ambiente desfavorecido se convierta automáticamente en un delincuente. Existen muchos otros factores que pueden influir en la decisión de una persona de cometer delitos, incluyendo la educación, el empleo y las relaciones sociales. Es importante abordar todos estos factores para comprender completamente por qué alguien puede elegir el camino del delito y encontrar soluciones para prevenirlo.

  • Referencias:
  • Agnew, R. (2015). "Criminología. Una introducción teórica". Cengage Learning Editores.
  • Bandura, A. (1977). "Social learning theory". Prentice Hall.
  • Dupont, R., & Scott, C. (2014). "The new criminal justice thinking". Carolina Academic Press.